ANTONIO CAGGIANO

La imagen puede contener: 1 personaAntonio Caggiano nació en Coronda, provincia de Santa Fe, el 30 de enero de 1889. Fue seminarista en la ciudad de Santa Fe. El 23 de marzo de 1912 fue ordenado sacerdote. De 1913 a 1931 fue profesor, años en los que formó y educó a los seminaristas de las diócesis de la región de Santa Fe.

Viendo la necesidad de la instauración de la Acción Católica en la Argentina, los entonces presbíteros Cornelio Vignati, de Buenos Aires, Antonio Caggiano, de Santa Fe, Froilán Ferreira Reinafé, de Córdoba y Silvino Martínez, de San Juan, fueron enviados a Roma a estudiar la novedad teológica y pastoral que Pío XI había iniciado en Italia y señalaba como necesaria para todo el mundo. Los cuatro, a su regreso, asumieron la responsabilidad de propagar en el país la Acción Católica, siendo los presbíteros Antonio Caggiano y Froilán Ferreira Reinafé quienes impulsaron la institución recorriendo el país.

De 1931 a 1940 fue el primer asesor de la Acción Católica, por eso se lo considera el fundador y padre de la Acción Católica Argentina.

En 1934 fue nombrado primer obispo de Rosario por el papa Pío XI, siendo ordenado por el nuncio apostólico, monseñor Felipe Cortesi, y actuaron como obispos co-consagrantes monseñor Nicolás Fasolino, obispo de Santa Fe y monseñor Fortunato Devoto, obispo auxiliar de BuenResultado de imagen para cardenal caggianoos Aires.

Doce años más tarde, en 1946, el papa Pío XII lo creó cardenal asignándole en Roma la iglesia de San Lorenzo in Panisperna. En 1959 el papa Juan XXIII lo designó arzobispo de Buenos Aires.

De 1962 a 1965 el cardenal Caggiano participó en el Concilio Vaticano II, donde representó en muchas ceremonias al Papa como legado suyo.

En 1975 abandonó la conducción del arzobispado de Buenos Aires debido a su avanzada edad. Murió el 23 de octubre de 1979 en Buenos Aires, y fue enterrado en la catedral porteña.

Su enseñanza puede resumirse en algunas grandes ideas que son permanentes: intensa vida cristiana con profunda fe, conocimiento de la vida de Dios en nosotros por la gracia, oración y sacramentos, fidelidad a la Iglesia. Siempre recordó que hay que organizarse bien para que el obispo y el párroco cuenten con una fuerza espiritual que les permita llegar, en su misión a todos los ambientes

Resultado de imagen para cardenal caggiano escudo

 

El lema del escudo está tomado de 2 Cor 12, 15: “Impendam et superimpendar ipse pro animabus vestris”: “Entregaré lo que tengo y hasta me entregaré a mí mismo, para el bien de ustedes”.

One thought on “ANTONIO CAGGIANO

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

19 + 4 =