HOMILÍA DEL ARZOBISPO EN LAS ORDENACIONES DIACONALES

El Arzobispo de Rosario, Mons. Eduardo Martín presidió en la Fiesta de San Juan María Vianney las ordenaciones diaconales de Nicolás Borelli, Augusto Notario y Federico Maoloni en la Parroquia Santísimo Sacramento de Rosario.

Concelebraron el Vicario General, Mons. Emilio Cardarelli, el Rector del Seminario y Pro-Vicario Gral., Pbro. Gustavo Rodríguez, formadores y sacerdotes de la Arquidiócesis.

En la Homilía, Mons. Martín comenzaba dando gracias a Dios por quienes “rodearon a estos hermanos nuestros, a esta nube de testigos que ayudaron a que lleguen a este momento”.

Luego les decía a los futuros diáconos que:

Van a dar un SI que tiene carácter definitivo: consagrarse completamente al Señor en cuerpo y alma. Dejarse tomar todo por el Señor.

El punto de partida es el AMOR DE DIOS. Ese amor que nos primerea. Esta es la certeza en un mundo de incertidumbre. Partimos de lo que Dios es y lo que Dios hace con nosotros.

Uds. se inscriben en este marco. Los llama a este ministerio transitorio de diáconos. El ministerio es transitorio pero no la actitud. Siempre serán diáconos, servidores. Por eso hablamos de servicio, de servidor, de esclavo.

No estamos para ser mandones, hacer carrera sino para ponernos al servicio del Señor y su Iglesia en lo que nos pida“.

Luego continuó diciendo que: “Es importante el servicio a los pobres, a los necesitados, a los pobres, a los sufrientes manifestando el diaconado de Jesucristo. Esto nos reclama la actitud de entrega y de estar cerca de aquellos que más lo necesitan. La caridad. La clave es el SERVICIO en la caridad, la palabra y el culto”.

 

Compartimos el audio de la Homilía

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × 5 =