“NO DEJEMOS QUE NOS ROBEN LA ESPERANZA”

Rosario, 30 de diciembre de 2020

Queridos fieles, hermanas y hermanos en Cristo:

Hoy es un día de tristeza para nuestra argentina. Una exigua y circunstancial mayoría parlamentaria ha dado licencia para matar a los inocentes en el vientre materno promulgando la ley del aborto. Hoy ha vencido una política Herodiana que autoriza a deshacerse de los más débiles e indefensos. No es ningún orgullo para la Nación, es mentira que a partir de hoy somos una sociedad mejor. Nunca puede ser mejor una sociedad que permite el asesinato de los inocentes.

“Atribulados, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no aniquilados” (cf. 2Cor 4,8). Nuestra fe es en Cristo Jesús, vencedor del pecado y de la muerte; sabemos que el amor siempre vence, aunque por momentos pareciera que retrocede. Cristo, por amor, murió en la cruz, y allí es el vencedor de todo mal.

No hemos luchado en vano, todo el sacrificio de tantos hermanas y hermanos nuestros no caerá en saco roto. La historia continúa y no ha concluido, el triunfo definitivo será el triunfo del amor y de la vida, por eso no tenemos que dejar que nos roben la Esperanza.

Todo lo hecho por amor de Dios dará su fruto. Quiero agradecer a todos los que, con honestidad y valentía, en distintos ambientes de la sociedad han sostenido y sostienen que vale toda vida. De un modo especial a los legisladores que venciendo presiones de todo tipo han expresado con valentía la defensa de las dos vidas. Quiero felicitar y agradecer a los que, en este tiempo, y como respuesta al drama de la mujer embarazada en riesgo han iniciado obras de caridad para ayudarles a tener dignamente sus hijos.

Quiero volver a proponerles lo que les decía en mi mensaje del año 2018 cuando se había aprobado la media sanción de la ley de aborto; lo hago porque creo que expresa la tarea fundamental que, como cristianos, estamos llamados a realizar

Esta ley, si bien nos entristece, no nos quita la esperanza, y nos impulsa a un renovado empeño misionero lleno de apasionamiento, anunciando la alegría del Evangelio, ofreciendo a cada persona que nos encontremos por el camino el tesoro de Cristo, único capaz de saciar el hambre y la sed del corazón humano.

Esta ley nos lleva también a un empeño educativo, sobre todo con los jóvenes, y a trabajar con más creatividad y compromiso por nuestros hermanos más desprotegidos, especialmente la mujer que se encuentra frente a la tentación del aborto.

Este tiempo nos tiene que caracterizar por la alegría y la gratitud que nacen y desbordan del encuentro con el Señor, por el ímpetu misionero y por la ardiente caridad; todos ellos signos de la vida nueva que nos ha traído Cristo.

Que María Sma. Del Rosario, bajo cuyo amparo nos acogemos, custodie nuestras vidas y la de los más frágiles. Con cordial afecto en Cristo Jesús

Mons. Eduardo Martín

Arzobispo de Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 14 =