NUESTRA SOCIEDAD ESTÁ ENFERMA

Queridas hermanas y hermanos:

¡Estamos llamados a la conversión todos los días tanto personal como comunitaria!

Por eso y porque tenemos que iluminar la realidad desde Jesucristo quería compartir con cada uno de ustedes algunas líneas que escribí para el Mensaje de Cuaresma de este año, que firmé el 25 de febrero, a fin de reflexionar sobre la situación actual:

“La conversión en la sociedad: Nuestra sociedad está enferma. Tanto la ciudad de Rosario como otras poblaciones de nuestra arquidiócesis padecen las consecuencias, los síntomas de la enfermedad, del consumo hedonista y del relativismo como estilo de vida. Son variados esos síntomas.

Me detendré en el más evidente de todos en estos días: la violencia asesina del narcotráfico como un emergente de una sociedad que ha naturalizado el consumo de sustancias y no ha trabajado en la prevención y asistencia de las personas que la padecen.

Desde hace años pareciera que existe una legalización de hecho del comercio de drogas, que cuenta con un sistema financiero propio, y con una organización delictiva superior a la que cuenta el Estado para dar respuesta. A diario vemos como se eliminan vidas, llegando a naturalizar también la muerte. […] Hoy como ayer siguen muriendo los inocentes.

Pareciera que esta violencia asesina no nos tocara, fuera de otro lado; muchas veces para neutralizar los hechos, los titulares dicen: “Fue un ajuste de cuentas”. Sin embargo como cristianos estamos llamados a ver la realidad con la mirada del Evangelio: si hay un miembro de nuestra sociedad que padece, también nosotros padecemos porque hay una solidaridad tanto en el bien como en el mal. El otro no es un extraño, no es un enemigo, el otro es un prójimo, es un hermano.

¿Por qué nos está ganando la droga, con su correlato que es el narcotráfico, con su contenido de dinero negro, de poderosas armas de fuego, ostentación, lujo, violencia y muerte? ¿Qué connivencia social, política, judicial, de las fuerzas de seguridad nos ha llevado hasta aquí?

¿Qué sociedad estamos configurando, que en mucho ámbitos se tolera y promueve el consumo bajo el eufemismo de “consumo recreativo” cuando el 40% de la población vive en la pobreza? No olvidemos que el placer obtenido en dicho “recreos” se obtienen con la sangre de mucha gente, y lo más terrible, hasta con la de niños inocentes, como hemos dicho más arriba.

¿Cómo se han generado esos corazones crueles que llegan al asesinato e intento de hacer desaparecer personas, como se vivió en estos días en Rosario dejando enlutada a una familia entera con la muerte de su hijo?

¿Qué ideales nobles hemos dejado de inculcar y testimoniar con el ejemplo para que tantos, especialmente jóvenes, busquen en las drogas alcanzar esa necesidad de “estar bien”?

¿Qué políticas públicas decididas y valientes se están aplicando para remediar este flagelo? ¿Se radarizan las fronteras del país? ¿Se controla el tráfico de armas? ¿Se investigan los canales financieros por donde se encausan las ingentes sumas de dinero que genera el narcotráfico? Estamos necesitados de conversión. Pedimos también la conversión de aquellos que por acción u omisión son responsables de este flagelo: en el nombre del Señor les decimos: ¡dejen la violencia, dejen estas formas degradantes de vivir!, ¡conviértanse y experimenten la misericordia de Dios! Rosario, y zona de influencia: es la hora de la conversión. Dios clama a un cambio de actitud a cada uno, desde el lugar que le toca en la sociedad. ¡Necesitamos una profunda conversión! ¡Señor, mira cómo nos encontramos; imploramos de Ti la fuerza de tu Espíritu para vencer el mal que nos oprime!

¡Ten piedad de nosotros Señor y convierte nuestros corazones hacia Ti! Creemos que este es el tiempo propicio, este es el tiempo de la conversión, el tiempo de la misericordia. Este es el tiempo de llorar nuestros pecados. Te rogamos por la conversión de todos para que confesando humildemente nuestras culpas experimentemos la potencia de tu gracia, de tu perdón, en los que creemos, y renazcamos a una vida nueva personal, eclesial y socialmente.

Que nuestra Madre del Rosario, patrona de nuestra arquidiócesis, en este año mariano nacional, interceda ante su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo por nuestras intenciones”. (Mensaje Cuaresma 2020)

Mons. Eduardo Eliseo Martín – Arzobispo de Rosario

16 de septiembre de 2020.

4 thoughts on “NUESTRA SOCIEDAD ESTÁ ENFERMA

  • 16 septiembre, 2020 at 4:54 pm
    Permalink

    Comparto totalmente las reflexiones de Monseñor Martín
    Quiero agregar que falta el compromiso de los gobernantes independientemente del partido político que pertenecen

    Reply
  • 16 septiembre, 2020 at 8:25 pm
    Permalink

    Nada que agregar a tanta verdad dicha por nuestro Obispo.

    Reply
  • 17 septiembre, 2020 at 2:11 am
    Permalink

    El gran desafío de todo católico de Fe es mantenerse sano en una sociedad enferma con el recurso de buscar a Dios con confianza plena.

    Reply
  • 28 septiembre, 2020 at 12:50 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con nuestro arzobispo y feliz porque nuestro pastor haya salido a hablar en ese tono de los problemas que enferman a nuestra sociedad. Hay que comprometerse y participar para el cambio.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one + seven =