Homilía del 5° Domingo de Cuaresma

La demora

Resumen:La resurrección de Lázaro, amigo de Jesús, es promesa de resurrección para todos sus amigos. Leer Juan 11, 1-45h

1. La demora
Me parece muy importante, a la hora de entender el Evangelio de hoy, ver un tema crucial, que aparece allí tangencialmente, pero que es muy fuerte, muy importante: esta demora de Jesús en ir a ver a su amigo Lázaro, que estaba muy enfermo. Por qué Jesús se demora? Qué ocurrió alli? Entonces, vamos a tratar de entender el contexto.


2. Betania
Lo primero de todo, Betania es una aldea muy chiquita, que está pegada a Jerusalén. Prácticamente en las afueras de la ciudad de Jerusalén está Betania. Y Jerusalén es una ciudad grande, en tiempos de Jesús, que es el lugar de las peregrinaciones de todo el pueblo de Israel. Es decir, cuando llegaban las fiestas de la Pascua, todo Israel, todo el territorio e incluso los que vivían fuera de Israel, pero eran Israelitas iban a Jerusalén para la Pascua. Y no es que iban a una celebración y se volvían a la casa, sino que pasaban varios días en Jerusalén. Hacían un viaje así, tenían que caminar unos días y entonces permanecían allí, en Jerusalén, también algunos días. 


3. Casa de Lázaro
Dónde se alojaba toda esa gente? Y se alojaban en casas en la misma Jerusalén y en los poblados de alrededor. Bueno, en uno de estos lugares, donde Jesús se alojaba, era Betania. Jesús se alojaba cuando iba a Jerusalén, en casa de Lázaro y de sus hermanas Marta y María. Es decir, estos hermanos conocían muy bien a Jesús y Jesús era muy cercano a ellos, los conocía muy bien. 


4. Ramos

En ese año, cuando ya se aproximaba la fiesta de la Pascua, Jesús va a Jerusalén. Cuando entra  a Jerusalén, es cuando (nosotros vamos a celebrar próximamente) es “domingo de ramos”, la entrada de Jesús en Jerusalén. Es una entrada muy especial, que vamos a recordar litúrgicamente, muy fuerte porque allí el pueblo de Dios, como que reconoce a Jesús como el Mesías, como el nuevo rey y quieren hacerlo así, el Rey de Israel. Bueno, Jesús entra en Jerusalén, va directamente hacia el templo, y en el templo hace un desastre. Allí donde están los que venden, los que hacen cambio de monedas, Jesús tira todas las mesas, bueno, empieza a hacer un lío bárbaro en el templo. 


5. Clandestino
Y empieza a ser perseguido por los soldados romanos, que estaban siempre cuidando el templo, sobre todo en los tiempos de las fiestas, que no hubiera disturbios, y también por los mismos dirigentes del pueblo de Israel. Entonces Jesús anda por la zona, escondiéndose; sabe que su cabeza tiene precio. En este contexto, Jesús escondiéndose, para esta fiesta de la Pascua, no podía aparecer públicamente, le vienen a avisar, que su amigo Lázaro está enfermo. Jesús no podía ir a la casa de Lázaro, porque sabían que allí es donde se refugiaba cuando venía a Jerusalén. Si iba allí, lo iban a detener. Jesús espera unos días. El texto no dice bien donde estaba, pero suponemos que estaba escondido. 


6. Su amigo

Cuando Jesús puede llegar hasta la casa de Lázaro, tres días después, Lázaro había muerto. Ese es un poco el contexto del Evangelio de hoy. Jesús no estaba en algún lugar de descanso, estaba perseguido, su cabeza tenía precio y si lo encontraban lo detenían. Entonces Jesús andaba escondiéndose. Lugar donde no podía esconderse era justamente la casa de Lázaro, donde iba siempre. Bueno, cuando Jesús llega a la casa de Lázaro, se encuentra con la hermana que le avisa que Lázaro, hace tres días murió. Su amigo. Y aquí, si nos ponemos a pensar qué pasa cuando se nos va algúan familiar, algún amigo muy cercano, cómo nos conmueve profundamente. No quisiéramos que esto hubiese sucedido. Bueno, Jesús igual. Jesús se conmueve profundamente, hasta llora. 


7. Amigos de Jesús

Y esto me parece muy importante entender allí algo que nos dice a nosotros un mensaje fuerte. ¿Quiénes son los amigos de Jesús? ¿Nosotros somos amigos de Jesús? Jesús no falla a sus amigos. Este me parece que es un tema muy importante. Nosotros somos amigos de Jesús, el Señor no nos falla. Ni aún cuando parece que se terminó todo. Jesús no falla. Llega a la casa de Marta y María, las hermanas que habían visto la muerte de Lázaro, y Jesús va a decirle, a esta mujer Marta, que es la que primero se acerca a Jesús, sale a su encuentro y le cuestiona: “si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”. 


8. Yo soy…
Jesús le dice simplemente: “yo soy la resurrección y la vida, que cree en mí, aunque muera vivirá”. Allí está. Este es el tema clave de nuestra fe. Allí Jesús está revelando quién es. Y no sólo esto. Le dice a Marta que vivió la realidad esta de la muerte de su hermano: “¿crees esto?”. No es creer en cualquier momento de la vida, sino creer en el momento más difícil. Está haciendo el duelo del hermano. Le dice Marta: “Si Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el hijo de Dios, el debía venir”. Y no sólo esto. Jesús le dice quiero ir a verlo, dónde está, donde lo pusieron? Y lo lleva al sepulcro y allí, Jesús realiza el signo de la resurrección de Lázaro. 


9. Jesús no falla
Me parece muy importante esto, porque tantos amigos de Jesús, que han tenido que padecer la enfermedad, la muerte y a veces muertes violentas, injustas, por persecuciones de aquellos que trabajan en contra del Reino de Dios. Jesús no falla. Jesús está siempre allí buscando a sus amigos. Y a estos amigos los llama, los convoca.Si recuerdan la primera lectura dice claramente así: El profeta Ezequiel. “yo voy a abrir las tumbas ustedes. Los haré salir de vuestras tumbas y los haré volver, pueblo mío, a la tierra de Israel. Y cuando abra sus tumbas y los haga salir de ellas, ustedes pueblo mío, sabrán que yo soy el Señor”. Y también el salmo, que ya desde otra visión, ya no desde Dios sino desde el hombre dice: “Desde lo más profundo te invoco Señor, Señor oye mi voz, estén tus oídos atentos al clamor de mi plegaria”. El hombre que desde lo más profundo invoca. Cuánta humanidad clama a Dios por la vida, cuanta humanidad! Y el Señor no falla. El Señor es la Resurrección y la Vida. 


10. Conclusión
Por eso ¿Crees esto? Yo pensaba en estos días que el Señor no falla, aunque tarde. El Señor da la vida. Y aquellos que han trabajado en contra del Reino, son los que en definitiva serán nada. Porque han trabajado al revés de lo que Dios pide. Por eso quería en esta celebración, que nosotros renovemos nuestra propia fe porque Jesús nos está diciendo: ¿Crees esto?Que soy el Camino, la Verdad y la Vida, soy la Resurrección, soy el Buen Pastor, soy la Luz del mundo. El Señor nos está convocando, qué decimos nosotros? ¿Somos sus amigos? Estamos del lado de Él? Bueno, entonces el Señor no falla. Que no le fallemos nosotros. La vida es más fuerte. La vida será entonces, la última palabra.

y la resurrección y la vida, que cree en mí, aunque muera vivirá”. Allí está. Este es el tema clave de nuestra fe. Allí Jesús está revelando quién es. Y no sólo esto. Le dice a Marta que vivió la realidad esta de la muerte de su hermano: “¿crees esto?”. No es creer en cualquier momento de la vida, sino creer en el momento más difícil. Está haciendo el duelo del hermano. Le dice Marta: “Si Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el hijo de Dios, el debía venir”. Y no sólo esto. Jesús le dice quiero ir a verlo, dónde está, donde lo pusieron? Y lo lleva al sepulcro y allí, Jesús realiza el signo de la resurrección de Lázaro. 


9. Jesús no falla
Me parece muy importante esto, porque tantos amigos de Jesús, que han tenido que padecer la enfermedad, la muerte y a veces muertes violentas, injustas, por persecuciones de aquellos que trabajan en contra del Reino de Dios. Jesús no falla. Jesús está siempre allí buscando a sus amigos. Y a estos amigos los llama, los convoca.Si recuerdan la primera lectura dice claramente así: El profeta Ezequiel. “yo voy a abrir las tumbas ustedes. Los haré salir de vuestras tumbas y los haré volver, pueblo mío, a la tierra de Israel. Y cuando abra sus tumbas y los haga salir de ellas, ustedes pueblo mío, sabrán que yo soy el Señor”. Y también el salmo, que ya desde otra visión, ya no desde Dios sino desde el hombre dice: “Desde lo más profundo te invoco Señor, Señor oye mi voz, estén tus oídos atentos al clamor de mi plegaria”. El hombre que desde lo más profundo invoca. Cuánta humanidad clama a Dios por la vida, cuanta humanidad! Y el Señor no falla. El Señor es la Resurrección y la Vida. 


10. Conclusión
Por eso ¿Crees esto? Yo pensaba en estos días que el Señor no falla, aunque tarde. El Señor da la vida. Y aquellos que han trabajado en contra del Reino, son los que en definitiva serán nada. Porque han trabajado al revés de lo que Dios pide. Por eso quería en esta celebración, que nosotros renovemos nuestra propia fe porque Jesús nos está diciendo: ¿Crees esto?Que soy el Camino, la Verdad y la Vida, soy la Resurrección, soy el Buen Pastor, soy la Luz del mundo. El Señor nos está convocando, qué decimos nosotros? ¿Somos sus amigos? Estamos del lado de Él? Bueno, entonces el Señor no falla. Que no le fallemos nosotros. La vida es más fuerte. La vida será entonces, la última palabra.

p. Juan José Gravet


One thought on “Homilía del 5° Domingo de Cuaresma

  • 15 octubre, 2016 at 10:22 am
    Permalink

    Qué hermosa homilía, en realidad sacude nuestra Fe y nos invita a replantearnos. Gracias !

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two × two =