Peregrinación Rosario – San Nicolás 2022

Mons. Eduardo Martín presidió la Santa Misa en el Santuario de la Virgen de San Nicolás como culminación de la tradicional peregrinación Rosario – San Nicolás, que este año tuvo como lema: “Guiados por María, caminemos juntos, al encuentro de Jesús”.

En su homilía expresó:

Queridos peregrinos: gracias por este testimonio de fe, de esperanza. Por este testimonio de caminar juntos a la casa de la Madre para encontrarnos con Jesús, que es el tesoro más grande que tenemos, el fruto bendito del vientre de María.

Gracias porque por este testimonio de fe público, le gritamos al mundo que Jesús es el Señor y nuestra Madre nos acompaña siempre.

Gracias porque así nos animan a todos, a toda la Iglesia con este testimonio de peregrinar viniendo aquí junto a la Virgen de San Nicolás y trayendo la imagen de nuestra Patrona, la Virgen del Rosario.

Y venimos con el corazón lleno de dolores, de heridas, de cansancios, con el corazón, también, lleno de deseos, esperanzas, proyectos. Y venimso a ponerlo todo en las manos de la Virgen, con la certeza de que ella lo entrega a Jesús. Seguro que la gracia que recibiremos es mucho más grande de la que podamos imaginar, porque Dios es inmensamente generoso con todos sus hijos. Y más cuando sus hijos lo hacen de manera humilde, entregando sus corazones.

Por eso, estamos aquí en el Santuario para entregarnos, para decirle a Jesús que lo amamos, para decirle a la Virgen que la amamos. Y que son ellos aquellos por los cuales vivimos. No tenemos otro norte en nuestra vida que no sea Jesús, la meta del cielo.

Por eso, la peregrinación es como un signo, los cristianos somos peregrinos, no somos vagabundos, que andan de acá para allá, nosotros hemos venido hasta aquí, porque caminamos también hacia el Santuario del Cielo, hacia la Casa del Padre. Y queremos decirle al mundo que la vida tiene sentido, que la vida es un peregrinar hacia una gloria sin fin, una gloria donde recibiremos una corona que no se marchitará jamás, que la vida no es un ir de acá para allá sin sentido. Tenemos una meta y en ese caminar no vamos solos.

En este día la Iglesia nos invita a orar por la paz social y la fraternidad. Caminar juntos. Eso es lo que necesita nuestra Patria, caminar juntos. Por eso también ponemos en manos de la Virgen esta intención especial, que brota desde lo más profundo de nuestros corazones, de que nos reconozcamos como hermanos, que todos necesitamos caminar juntos en la Patria, porque sino nos vamos a hundir.

Este caminar juntos también es un signo de unidad, de fraternidad. Por eso también pedimos a la Virgen el poder caminar juntos. Y pidiendo a la Virgen especialmente por los que dirigen los destinos del País, para que no se dejen llevar por ambiciones personales, por intereses particulares, sino que busquen el bien de nuestro Pueblo, el bien de nuestra Patria.

El Señor nos ha puesto aquí, para ser una nación humilde y grande a la vez, pero eso está en cómo nos comportemos, cómo caminemos cada día, en nuestros trabajos, con nuestros vecinos y en nuestra sociedad en general.

Con la Palabra de Dios que nos ilumina hoy, también animémonos a pedir siempre perdón. Porque siempre necesitamos ser perdonados y pedir perdón. El Señor en la Parábola del Hijo pródigo nos muestra el infinito amor del Padre por cada uno de nosotros, y que aunque hayamos pecado una y mil veces, si volvemos de corazón, el Padre siempre nos abraza. Pidamos perdón y perdonemos.

Pidamos a la Virgen que nos de la gracia de pedir perdón y de perdonar. Necesitamos perdonarnos, en nuestra casa, en la familia, en la Patria. Todos somos pecadores, todos tenemos que pedir perdón. Por eso, hoy se nos invita a confiar en la infinita misericordia de Dios pero también a practicarla con nuestros hermanos y hermanas. Damos gracias al Señor y a la Virgen María, Ntra. Sra. Del Rosario, le pedimos por todas estas intenciones y que podamos seguir caminando con esperanza para gloria de Dios y bien de nuestros hermanos. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twelve − 1 =